Concíliate tú primero y después concilias tu vida personal.

Los mayoría de niños que asisten a la extraescolar de Inteligencia Emcional que imparto en BEAT responden de forma espectacular a una herramienta súper poderosa al alcance de todos nosotros: LA ESCUCHA.

LA ESCUCHA sin juicios, con respeto, con curiosidad y con verdadero interés. Se sienten importantes, se respetan sus ideas, sus pensamientos, sus sueños, sus dudas, sus miedos y alegrias.

¿Cómo puede ser que los papis y mamis no lo hagamos? ¡Con lo fácil que es! Pues no, no es tan fácil. Eso es lo que he pensado.

Primero: No puedo escuchar si no me escucho a mi mismo. Si la mitad de nosotros vivimos aletargados emocionalmente. Llenos de excusas y de trampas para no encontrarnos con nosotros mismos. Adormecidos delante del último juguete que me he comprado (televisión, iphone, ipad y todos los Iescapes).

Segundo: Si tengo la gran suerte de meterme un morrazo en la vida, de esos que me obligan a encontarme con el gran desconocido, yo mismo, a solas, sin ningún Iescape, puede ser que me lo curre y que descubra la gran suerte que tengo. Casa, comida,  família y Iescapes.

Tercero: Echamos pelotas fuera, nos encanta. Nos encanta ser los protagonistas, a parte de adictos, de los dramas de la vida. Y si no los hay nos los buscamos. El jefe, el gobierno, mi horario de trabajo que no me deja conciliar??? mi vida.¡ Venga ya! si lo que quieres es tomarte tu chute de adormedera… En serio, seamos dignos, apelemos a esa dignidad que todos llevamos dentro y hemos heredado de nuestra família y antepasados. Llevamos sus genes, los de los padres, abuelos/as, bisabuelos/as y tatarabuelos/as… Y si tu padre/madre te cae muy mal, deja de echar pelotas fuera otra vez, siente la fuerza de otros que estuvieron en tu família. Sin tecnologia, sin comodidades, simplemente con sus manos y su corazón crearon.

Cuarto: Concíliate primero contigo. Escúchate a ti mismo, ten  un espacio para ti, en silencio. Con el ánimo real de cuidarte. De respetar tus deseos, miedos y deseos. Concilia tu tiempo primero contigo. Busca tus minutos diarios, sagrados. Cuando percibas los resultados de tenerte en cuenta por arte de magía tendrás en cuenta a los enanos que alegran tu vida. Escuchandolos con todo tu cuerpo. Sintiéndolos.

Ellos heredarán nuestra fuerza.

¡Feliz semana!