Este curso pretende enseñar esta lengua visual a los padres para que se comuniquen lo antes posible con sus hijos y así reforzar su comunicación y potenciar su vínculo.

Muchas veces nos cuesta entender a nuestros hijos, simplemente porque no vocalizan bien, porqué algunos sonidos del habla aún no los han adquirido, porqué aprender a articular no es tan fácil como parece. En cambio con la LSC ( Llengua de Signes Catalana) podrán desarrollar unas capacidades que ya disponen ( ya dicen adiós con la mano, mandan besitos y hacen el ralet ralet), y es mucho más facil cambiar la posición de los dedos que de la lengua.

Hacía los 18 meses, [email protected] niñ@s desarrollan lo que se denomina explosión léxica y empiezan a hablar, pero su capacidad para reconocer las cosas, designarlas y empezar a comunicarse empieza antes. Se ha visto que los hijos de personas que hablan con signos desarrollan el lenguaje antes del año, y por lo tanto, se comunican y hablan mucho antes.

Utilizando la Llengua de Signes como una herramienta más en la comunicación, podemos ayudar a nuestros hijos a desarrollar el lenguaje mucho antes de lo previsto, tal y como sucede a los hijos de los padres sordos, que hablan LSC (Llengua de Signes Catalana). Y no sólo esto, sino que podemos ayudarlos a adquirir otras habilidades relacionadas con el lenguaje en un futuro no muy lejano, dentro de su desarrollo típico.

La LSC ayuda a desarrollar el lenguaje mucho antes que la lengua oral a la hora de producir palabras. Gracias a esta herramienta se da pie a conexiones neuronales más reforzadas que después se aprovechan en la producción de palabras orales.

Objetivos:

  • Llamar la atención: La LSC es una herramienta muy visual, llama mucho la atención del pequeño.
  • Enseñar por entornos: Se pretende enseñar a los padres una lengua de signos básica para comunicarse con sus hijos, a partir del vocabulario que se acostumbra a utilizar en el entorno más cercano del niño. De esta manera se trabajará según las demandas que así faciliten los padres, es decir, no hay un vocabulario marcado, sino que es totalmente flexible y ajustado a todo el grupo de familias. También se trabajará en los diferentes entornos en los que se acostumbra a desarrollar el niño (comida, baño, etc.)
  • Canciones: También se ensenará a signar algunas canciones, favorece el desarrollo de la memoria y amplia el vocabulario más fácilmente.
  • Juguetes: Nos interesaremos por los juguetes que más atraen a los niños, les podremos signo y aprovecharemos cualquier excusa para potenciar su intención comunicativa y así mejorar su habla y el vínculo con los papis.

A quién va dirigido: A la familia, cualquier persona que quiera ofrecer una herramienta más de comunicación a los recién nacidos (ideal de 0 a 18 meses). También para embarazadas. Se puede asistir a la clase con ellos y compartir la experiencia juntos.

Duración del curso: 4 meses. Inicio Marzo 2018.

Horario: Lunes de 17h a 18h ó Jueves de 10h a 11h.

Imparte: Helena Ibern Xirau.  Interprete de Llengua de Signes.