Las emociones son una brújula de nuestro estado interno. Son una brújula ya que actúan como guía para el pensamiento y la acción. Lo que nos sucede es que ante emociones desagradables nos resistimos a ellas, obviando toda la información que nos proporcionan sobre nosotros mismos. Nos peleamos con ellas al querer que desaparezcan. Y entonces ya tenemos dos problemas: la emoción desagradable y la resistencia a ella.

Práctica el dejar ir, contemplando la emoción, aceptándola como parte de nuestro momento PRESENTE y soltándola.

La Inteligencia Emocional se puede ir desarrollando toda la vida, es un aprendizaje vivencial, donde crearás nuevas conexiones neuronales en cuanto empieces a cambiar viejos hábitos por nuevos hábitos. La práctica, el ensayo y error de lo que realizamos en nuestra vida te conducirán a ese nuevo aprendizaje.

Para, escucha tu realidad y no la niegues.

El Mindfulness es la herramienta ideal para poder hacerlo.

Para para SER.

STOP TO BE.