LA ELOCUENCIA DE LA SOLEDAD.

No renuncies a tu soledad

tan rápidamente.

Deja que te corte más profundo.

 

Deja que te fermente y te sazone

con pocos ingredientes

humanos o divinos pueden.

 

Algo que falta en mi corazón esta noche

ha suavizado tanto mis ojos,

mi voz

tan tierna,

 

mi necesidad de amor

absolutamente

clara.

HAFIZ